Lecturas anteriores

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

Santiago 5:7-20

El por qué de las dificultades

La vida cristiana implica que en ocasiones tendremos que vivir momentos difíciles, porque el que seamos hijos de Dios no nos exonera de sufrir dificultades. Comprender esto es clave para llegar a ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Muéstrame, oh Jehová, Tus caminos; Enséñame Tus sendas. Encamíname en Tu verdad, y enséñame, Porque Tú eres el Dios de mi salvación; En Ti he esperado todo el día. Acuérdate, oh Jehová, de Tus piedades y de Tus misericordias, Que son perpetuas”

Salmos 25:4-6

Al pie de la letra

Todos sabemos que muchas veces nos vemos invadidos por la duda en nuestro andar por los caminos de Cristo, pero al mismo tiempo es necesario determinar a qué nos referimos cuando hablamos de “la ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Jehová juzgará a los pueblos; júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, y conforme a mi integridad. Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece Tú al justo; porque el Dios justo prueba la mente y el corazón. Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón.”

Salmos 7:8-10

Un compromiso real

Durante mi época escolar nunca fui muy adepto a las clases de educación física o de deportes, pero aún así, fueron asignaturas que tuve que cursar y, lamentablemente, aprobar. Recuerdo que los ex...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí.”

Juan 15:4

El Secreto del éxito

El secreto más importante para afrontar nuestras vidas y salir victoriosos esta en el capitulo 15 del libro de Juan. Sin dudas, un pasaje revelador. Muchas personas piensan que el cristianismo es ...

Continuar leyendo la Reflexíon

Yo soy el pan de vida, el que venga a mí, no tendrá hambre

Juan 6, 35-40