Lecturas anteriores

“Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el Señor está en este lugar y yo no lo sabía. Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.”

Génesis 28:16-17

Nuestro encuentro con Dios

Este fin de semana me encontró trabajando cuando todo lo que yo quería era descansar y pasar tiempo junto a mi familia. De hecho, pasé todo el fin de semana con mi familia, trabajando en el templo ...

Continuar leyendo la Reflexíon

Seis días antes de la Pascua fue Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

Juan 12:1-3

Quebrantados pero no Desamparados

El Espíritu Santo nunca ha dejado de obrar en nuestra vida. Enfrentamos pruebas y problemas constantemente, pero esto es porque el Espíritu Santo tiene una meta en nosotros: quebrantar y deshacer al...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.”

Isaías 55:6

Búsqueda constante de Dios

En nuestro caminar con Cristo, puede ser que caigamos en la rutina de ir un domingo a la iglesia. Muchas cosas hemos aprendido, y otro tanto nos queda por caminar, pero lo importante es entender que ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros? El que no escatimó ni a Su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con Él todas las cosas?”

Romanos 8:31-32

Haciendo limpieza

El Domingo pasado sucedió lo que tanto temía: Domingo de limpieza. Más allá de toda broma, los días de limpieza en mi casa son bastante agotadores, ya que comenzamos por la mañana a deshacernos ...

Continuar leyendo la Reflexíon

Yo soy el pan de vida, el que venga a mí, no tendrá hambre

Juan 6, 35-40