Lecturas anteriores

“Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu.”

Efesios 5:18

La salud espiritual

Hace poco retomé mi rutina de ir al gimnasio y he comprobado cómo el cuerpo se acostumbra rápidamente al ejercicio físico. Allí veo a diario no sólo la mejora anímica influye en la gente que ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: He pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: A nosotros, ¿qué? ¡Allá tú!”

Mateo 27:3-4

El corazón en sintonía para reconocer mis errores

Muchas veces he hablado de lo difícil que es transitar el camino de Dios, y esta vez quiero hacer hincapié en la importancia de reconocer nuestros errores. A menudo nos sobrevuela la creencia de que...

Continuar leyendo la Reflexíon

“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león”

Timoteo 4:16-17

Una piedra más en mi camino

Es perfectamente normal que a veces, por motivos diversos, nos sintamos abandonados y también traicionados en nuestra vida, pero también es cierto que debemos mantenernos firmes en nuestras ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.”

Efesios 3:16-17

Puntos de vista

Conozco una persona excepcionalmente buena en todo lo que se propone, es una compañera de trabajo que conocí hace poco más de un año y que no ha dejado de sorprenderme constantemente. Todo lo que ...

Continuar leyendo la Reflexíon

Yo soy el pan de vida, el que venga a mí, no tendrá hambre

Juan 6, 35-40