04 de Septiembre de 2018

“Temblaban y se tambaleaban como ebrios, y toda su pericia desapareció . Entonces en su angustia clamaron al Señor y El los sacó de sus aflicciones. Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron. Entonces se alegraron porque las olas se habían aquietado, y El los guió al puerto anhelado. Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres.”

Salmos 107:27-31

No importa cuán fuerte sople el viento, sé que allí estarás

Muchas veces nos encontramos ante diversos problemas que nos aquejan y el pronóstico avisa que otros nuevos vendrán. En tales momentos es normal que nos sintamos perdidos y no sepamos bien qué hacer. De esta manera, es perfectamente comprensible que, como primer medida, nos sintamos impulsados a refugiarnos en todo aquello que nos produzca bienestar y satisfacción y, así, nos encontraremos una vez más recurriendo a Dios y su inmensa bondad, las cuales nos servirán para buscar consuelo. Pero el Señor también nos exhorta a hacer uso de todos aquellos dones y virtudes con los que Él nos ha bendecido, es por eso que es de vital importancia tener en cuenta dos cosas: Por un lado, es nuestro deber como hijos suyos hacer crecer esos dones para convertirlos en virtudes, mediante el arduo trabajo y poniéndolos a prueba constantemente. Por otro lado, también debemos confiar en las herramientas que el Señor nos ha dado para pasar los malos momentos: El amor de la familia, la sabiduría de las escrituras y la guía del Señor.

Lee y repite la siguiente oración...

Aunque el cielo se cierna sobre mí y las tormentas acechen desde lo lejos, oh Dios Padre santo, yo sé que no temeré contigo a mi lado y que todo lo podré sólo si es en ti.

¡Invita a alguien a que haga esta oración!

Lecturas anteriores

“Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos.”

Zacarías 13:6

¿Por nuestros propios medios?

Alguien me dijo una vez que las demandas o acciones que emprendamos tienen que ver directamente con las necesidades que estemos atravesando en ese particular momento, y con esto hoy quiero referirme a...

Continuar leyendo la Reflexíon

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

Santiago 5:7-20

El por qué de las dificultades

La vida cristiana implica que en ocasiones tendremos que vivir momentos difíciles, porque el que seamos hijos de Dios no nos exonera de sufrir dificultades. Comprender esto es clave para llegar a ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Muéstrame, oh Jehová, Tus caminos; Enséñame Tus sendas. Encamíname en Tu verdad, y enséñame, Porque Tú eres el Dios de mi salvación; En Ti he esperado todo el día. Acuérdate, oh Jehová, de Tus piedades y de Tus misericordias, Que son perpetuas”

Salmos 25:4-6

Al pie de la letra

Todos sabemos que muchas veces nos vemos invadidos por la duda en nuestro andar por los caminos de Cristo, pero al mismo tiempo es necesario determinar a qué nos referimos cuando hablamos de “la ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Jehová juzgará a los pueblos; júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, y conforme a mi integridad. Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece Tú al justo; porque el Dios justo prueba la mente y el corazón. Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón.”

Salmos 7:8-10

Un compromiso real

Durante mi época escolar nunca fui muy adepto a las clases de educación física o de deportes, pero aún así, fueron asignaturas que tuve que cursar y, lamentablemente, aprobar. Recuerdo que los ex...

Continuar leyendo la Reflexíon