04 de Septiembre de 2018

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: He pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: A nosotros, ¿qué? ¡Allá tú!”

Mateo 27:3-4

El corazón en sintonía para reconocer mis errores

Muchas veces he hablado de lo difícil que es transitar el camino de Dios, y esta vez quiero hacer hincapié en la importancia de reconocer nuestros errores. A menudo nos sobrevuela la creencia de que los pecados que cometemos no tendrán perdón divino y, en consecuencia, elegimos la salida más fácil: abandonar el camino de Dios sin tener en cuenta el sacrificio de permanecer en él y todos los beneficios que nos brindó en nuestras vidas. Es importante recordar que todos algunas vez hemos fallado. No somos perfectos, cometemos errores, pero tenemos la virtud de enmendarlos y acercarnos a la creación que Dios quiere que seamos. Por eso, ante tales situaciones negativas, recordemos que también podemos llenarnos de esperanza, perseverar en nuestra fe y convencernos de que en la misericordia de Dios podemos ser nuevamente llamados. Ante la próxima oportunidad, podemos prometernos que escucharemos a Dios con atención para hacer lo que nos llama a hacer y poner nuestra mayor voluntad para caminar junto a Él. Es nuestra decisión elegir lo que decidirá si honraremos la segunda oportunidad que el Señor nos brinda o si nos distanciaremos de Él, alejándonos del modelo que su palabra nos dicta.

Lee y repite la siguiente oración...

Hoy te pido, Santísimo que infundas en mí tu cuota de misericordia y sabiduría, para poder reconocer mis errores y no dejarme vencer por la desidia que estos generan; y de esa manera volver al camino que tus palabras y amor incondicional me marcaron alguna vez.

¡Invita a alguien a que haga esta oración!

Lecturas anteriores

“Temblaban y se tambaleaban como ebrios, y toda su pericia desapareció . Entonces en su angustia clamaron al Señor y El los sacó de sus aflicciones. Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron. Entonces se alegraron porque las olas se habían aquietado, y El los guió al puerto anhelado. Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres.”

Salmos 107:27-31

No importa cuán fuerte sople el viento, sé que allí estarás

Muchas veces nos encontramos ante diversos problemas que nos aquejan y el pronóstico avisa que otros nuevos vendrán. En tales momentos es normal que nos sintamos perdidos y no sepamos bien qué ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu.”

Efesios 5:18

La salud espiritual

Hace poco retomé mi rutina de ir al gimnasio y he comprobado cómo el cuerpo se acostumbra rápidamente al ejercicio físico. Allí veo a diario no sólo la mejora anímica influye en la gente que ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león”

Timoteo 4:16-17

Una piedra más en mi camino

Es perfectamente normal que a veces, por motivos diversos, nos sintamos abandonados y también traicionados en nuestra vida, pero también es cierto que debemos mantenernos firmes en nuestras ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.”

Efesios 3:16-17

Puntos de vista

Conozco una persona excepcionalmente buena en todo lo que se propone, es una compañera de trabajo que conocí hace poco más de un año y que no ha dejado de sorprenderme constantemente. Todo lo que ...

Continuar leyendo la Reflexíon