04 de Septiembre de 2018

“Y no os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución, sino sed llenos del Espíritu.”

Efesios 5:18

La salud espiritual

Hace poco retomé mi rutina de ir al gimnasio y he comprobado cómo el cuerpo se acostumbra rápidamente al ejercicio físico. Allí veo a diario no sólo la mejora anímica influye en la gente que hace tiempo que se ejercita, sino también como -en algunos casos- esto los lleva al extremo de hacer un culto del físico. Es en esos momentos donde yo me pregunto acerca de la importancia del espíritu a comparación con la del cuerpo. Entonces, ¿cuánto le dedicamos nosotros a nuestra salud espiritual? ¿qué nivel de importancia le damos realmente? La clave se encuentra en reconocer la necesidad de ejercitar nuestro espíritu tanto como nuestro físico pero, otra vez, surgen dificultades a la hora de reconocerlo. Debemos estar alerta ante ciertos indicios como sentimientos negativos que comienzan a aflorar, tales como la envidia y el orgullo. Es en esos momentos cuando el espíritu está pidiendo a gritos un poco de ayuda, y es en esos momentos donde se hace imperativa la presencia de la palabra de Dios. Recordemos que a través de sus distintas enseñanzas, el Señor nos muestra el camino a seguir, ilustrando todo con maravillosos ejemplos de su amor incondicional, lo que provoca que las lecciones que aprendamos, queden impregnadas en nuestros corazones de la mejor manera posible. Cuando reconocemos nuestras necesidades espirituales y hallamos que en base a ellas nos encontramos débiles, podemos hallar el alimento que nos restablece en la Palabra de Dios.

Lee y repite la siguiente oración...

Dame hoy tu santo remedio que como bálsamo sana mi alma, centra mi espíritu y reanima mi corazón cuando la sombra de la envidia tiñe mi camino de negro. Camina conmigo, oh Santísimo a lo largo del sendero.

¡Invita a alguien a que haga esta oración!

Lecturas anteriores

“Temblaban y se tambaleaban como ebrios, y toda su pericia desapareció . Entonces en su angustia clamaron al Señor y El los sacó de sus aflicciones. Cambió la tempestad en calma y las olas del mar callaron. Entonces se alegraron porque las olas se habían aquietado, y El los guió al puerto anhelado. Den gracias al Señor por su misericordia y por sus maravillas para con los hijos de los hombres.”

Salmos 107:27-31

No importa cuán fuerte sople el viento, sé que allí estarás

Muchas veces nos encontramos ante diversos problemas que nos aquejan y el pronóstico avisa que otros nuevos vendrán. En tales momentos es normal que nos sintamos perdidos y no sepamos bien qué ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: He pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: A nosotros, ¿qué? ¡Allá tú!”

Mateo 27:3-4

El corazón en sintonía para reconocer mis errores

Muchas veces he hablado de lo difícil que es transitar el camino de Dios, y esta vez quiero hacer hincapié en la importancia de reconocer nuestros errores. A menudo nos sobrevuela la creencia de que...

Continuar leyendo la Reflexíon

“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon; no les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado, y me dio fuerzas, para que por mí fuese cumplida la predicación, y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león”

Timoteo 4:16-17

Una piedra más en mi camino

Es perfectamente normal que a veces, por motivos diversos, nos sintamos abandonados y también traicionados en nuestra vida, pero también es cierto que debemos mantenernos firmes en nuestras ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.”

Efesios 3:16-17

Puntos de vista

Conozco una persona excepcionalmente buena en todo lo que se propone, es una compañera de trabajo que conocí hace poco más de un año y que no ha dejado de sorprenderme constantemente. Todo lo que ...

Continuar leyendo la Reflexíon