25 de Febrero de 2020

“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.”

Efesios 3:16-17

Puntos de vista

Conozco una persona excepcionalmente buena en todo lo que se propone, es una compañera de trabajo que conocí hace poco más de un año y que no ha dejado de sorprenderme constantemente. Todo lo que emprende lo hace con un profesionalismo nunca antes visto pero, a decir verdad, creo que no cuenta con el impulso inicial que le daría más confianza en sí misma. Hablando hace poco con ella acerca de su nuevo proyecto, la noté bastante insegura y no pude evitar remarcárselo: le dije que pensé que estaba bromeando y que no la reconocía. Ella me dijo que no estaba segura acerca del proyecto y que no creía que haría la diferencia.


Personalmente, en estos casos es cuando tomo la posta y aseguro que todo es posible si la Fe es fuerte; y lo digo en serio, más allá de estudios de mercado, competencia y demás tecnicismos; si la fe en uno mismo es fuerte, eso es todo lo que se necesita. Los proyectos a los que nos abocamos van más allá de su funcionamiento y, aunque cueste comprenderlo, son una proyección de Dios para probar nuestra tesón, nuestro compromiso, nuestra fe. Recordemos que sólo ante Dios responderemos y cuando lo hacemos, rendimos cuentas acerca de qué hemos hecho con aquello que Él nos encomendó: vivir y amar.


¿Te ha gustado la Reflexión? ¡Compartela!

La siguiente oración te iluminará y te permitirá abrir un camino de paz en el sendero del Señor.

Lecturas anteriores

“Como el gorrión en su vagar, y como la golondrina en su vuelo, así la maldición nunca vendrá sin causa.”

Proverbios 26.2

Resuelve el conflicto interno.

Una de las leyes universales que Dios estableció es la ley conocida como “Causa y Efecto”. Según ésta, nada de lo que sucede es por accidente. Desde el punto de vista divino, los accidentes no ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente el Señor está en este lugar y yo no lo sabía. Y tuvo miedo y dijo: ¡Cuán imponente es este lugar! Esto no es más que la casa de Dios, y esta es la puerta del cielo.”

Génesis 28:16-17

Nuestro encuentro con Dios

Este fin de semana me encontró trabajando cuando todo lo que yo quería era descansar y pasar tiempo junto a mi familia. De hecho, pasé todo el fin de semana con mi familia, trabajando en el templo ...

Continuar leyendo la Reflexíon

Seis días antes de la Pascua fue Jesús a Betania, donde estaba Lázaro, el que había estado muerto y a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena; Marta servía y Lázaro era uno de los que estaban sentados a la mesa con él. Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

Juan 12:1-3

Quebrantados pero no Desamparados

El Espíritu Santo nunca ha dejado de obrar en nuestra vida. Enfrentamos pruebas y problemas constantemente, pero esto es porque el Espíritu Santo tiene una meta en nosotros: quebrantar y deshacer al...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Buscad al Señor mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.”

Isaías 55:6

Búsqueda constante de Dios

En nuestro caminar con Cristo, puede ser que caigamos en la rutina de ir un domingo a la iglesia. Muchas cosas hemos aprendido, y otro tanto nos queda por caminar, pero lo importante es entender que ...

Continuar leyendo la Reflexíon