29 de Enero de 2020

“Porque tú has sido baluarte para el desvalido, baluarte para el necesitado en su angustia, refugio contra la tormenta, sombra contra el calor; pues el aliento de los crueles es como turbión contra el muro.”

Isaías 25:4

Un refugio en la tempestad reinante

Siempre me consideré una persona resolutiva ante los conflictos que se me presentan y, si bien aún no logro saber en qué medida he obrado bien, sí reconozco que he podido sortear exitosamente los obstáculos que en mi camino he encontrado. Pero claro está que no siempre he tratado aquellos problemas con la serenidad que en estos momentos me caracteriza: muy por el contrario, muchas veces me encontré desesperado y con la necesidad de encontrar ese lugar, ese momento en el que me sienta contenido y arropado, en busca de ese refugio en la tormenta. Y es que algunos días necesitamos refugio; necesitamos una luz que nos guíe a puerto seguro, a un mejor lugar donde podamos nuevamente retomar las energías y contar con las fuerzas necesarias para continuar. No debemos buscar muy lejos porque una de las maravillosas cosas de Dios es que, en nuestra Fe, nos cuida por vocación y no por obligación. Es un padre misericordioso e incondicional que está para nosotros cuando incluso hemos podido olvidar estar para Él. Recordemos entonces rogar nosotros también en oración, porque cuando le pidamos refugio, cuando le pidamos que con su mano nos levante, Él acudirá a ese llamado, porque si hay alguien que cumple su promesa de no dejarnos y brindarnos su amor y paz cuando los necesitemos, ese es Dios.


¿Te ha gustado la Reflexión? ¡Compartela!

Hallarás siempre refugio en el Señor y su camino será la salvación que estabas esperando. Toma estas palabras para orar a nuestro Padre y sentirte cerca de su luz.

Lecturas anteriores

“Pero ahora, sin la mediación de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas. Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción.”

Romanos 3:21-22

Una fresca brisa de bondad

Anoche me dispuse a ver un poco de televisión antes de ir a dormir, como para despejar mi mente de todas las preocupaciones cotidianas y así poder descansar mejor. Elegí ver un resumen de noticias ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Entonces los apóstoles se juntaron con Jesús, y le contaron todo lo que habían hecho, y lo que habían enseñado. El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer. Y se fueron solos en una barca a un lugar desierto.”

Marcos 6:30-32

Descansemos en Jesus pues Él así lo ha dispuesto

Cuando era niño, en mi pueblo natal, quise un día construir una casita de madera en un árbol. Recuerdo que mi padre me prestó sus herramientas y consiguió los materiales. Con todo listo me ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”

Josué 1:9

Un paso adelante

Hace algunos días presencié algo muy curioso: Un compañero de la oficina con un perfil de personalidad retraído e introvertido; una de esas personas a la que pocos le conocen su voz, adoptó una ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Porque así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados.”

Isaías 57:15

Nada temo porque estoy del lado del Señor

Nada debe abrumar el espíritu de aquel que obra conforme a los mandatos de Dios ya que será recompensado con bendiciones en tiempos de tribulaciones o en épocas de dicha. Él jamás nos soltará la...

Continuar leyendo la Reflexíon