04 de Septiembre de 2018

“Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos, diciendo: He pecado entregando sangre inocente. Pero ellos dijeron: A nosotros, ¿qué? ¡Allá tú!”

Mateo 27:3-4

El corazón en sintonía para reconocer mis errores

Muchas veces he hablado de lo difícil que es transitar el camino de Dios, y esta vez quiero hacer hincapié en la importancia de reconocer nuestros errores. A menudo nos sobrevuela la creencia de que los pecados que cometemos no tendrán perdón divino y, en consecuencia, elegimos la salida más fácil: abandonar el camino de Dios sin tener en cuenta el sacrificio de permanecer en él y todos los beneficios que nos brindó en nuestras vidas. Es importante recordar que todos algunas vez hemos fallado.




No somos perfectos, cometemos errores, pero tenemos la virtud de enmendarlos y acercarnos a la creación que Dios quiere que seamos. Por eso, ante tales situaciones negativas, recordemos que también podemos llenarnos de esperanza, perseverar en nuestra fe y convencernos de que en la misericordia de Dios podemos ser nuevamente llamados. Ante la próxima oportunidad, podemos prometernos que escucharemos a Dios con atención para hacer lo que nos llama a hacer y poner nuestra mayor voluntad para caminar junto a Él. Es nuestra decisión elegir lo que decidirá si honraremos la segunda oportunidad que el Señor nos brinda o si nos distanciaremos de Él, alejándonos del modelo que su palabra nos dicta.


¿Te ha gustado la Reflexión? ¡Compartela!

El temor llega por el desconocimiento propio. Debemos tener claras nuestras limitaciones ante el Señor. Esta plegaria te ayudará a reconocer tus propios errores y superarlos gracias al Espíritu Santo.

Lecturas anteriores

“Y le preguntarán: ¿Qué heridas son estas en tus manos? Y él responderá: Con ellas fui herido en casa de mis amigos.”

Zacarías 13:6

¿Por nuestros propios medios?

Alguien me dijo una vez que las demandas o acciones que emprendamos tienen que ver directamente con las necesidades que estemos atravesando en ese particular momento, y con esto hoy quiero referirme a...

Continuar leyendo la Reflexíon

Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.

Santiago 5:7-20

El por qué de las dificultades

La vida cristiana implica que en ocasiones tendremos que vivir momentos difíciles, porque el que seamos hijos de Dios no nos exonera de sufrir dificultades. Comprender esto es clave para llegar a ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Muéstrame, oh Jehová, Tus caminos; Enséñame Tus sendas. Encamíname en Tu verdad, y enséñame, Porque Tú eres el Dios de mi salvación; En Ti he esperado todo el día. Acuérdate, oh Jehová, de Tus piedades y de Tus misericordias, Que son perpetuas”

Salmos 25:4-6

Al pie de la letra

Todos sabemos que muchas veces nos vemos invadidos por la duda en nuestro andar por los caminos de Cristo, pero al mismo tiempo es necesario determinar a qué nos referimos cuando hablamos de “la ...

Continuar leyendo la Reflexíon

“Jehová juzgará a los pueblos; júzgame, oh Jehová, conforme a mi justicia, y conforme a mi integridad. Fenezca ahora la maldad de los inicuos, mas establece Tú al justo; porque el Dios justo prueba la mente y el corazón. Mi escudo está en Dios, que salva a los rectos de corazón.”

Salmos 7:8-10

Un compromiso real

Durante mi época escolar nunca fui muy adepto a las clases de educación física o de deportes, pero aún así, fueron asignaturas que tuve que cursar y, lamentablemente, aprobar. Recuerdo que los ex...

Continuar leyendo la Reflexíon